Implantes

Los implantes tienen una forma especial de carga para reemplazar la raíz del diente que falta, y son la base de las coronas, puentes o prótesis dentales. La instalación de un implante puede lograr múltiples beneficios para compensar los dientes, tanto en lo estético como en lo funcional. Ellos se colocan quirúrgicamente en la mandíbula.

Implantes

Dado que los implantes combinen con el hueso mandibular, ellos proporcionan un soporte estable para la sustitución dental. Cuando el implante es incrustado en el hueso, sobre él se establece la supraestructura para sustituir los tocones de los dientes, que sirve como soporte de la corona, puente o prótesis dentale. 


La clave del éxito se encuentra en el proceso del oseointegración del implante. En el período después de la colocación quirúrgica de los implantes, en el tejido hueso de la mandíbula se produce el proceso complejo de la oseointegración, que implica la formación de hueso nuevo en contacto con la superficie del implante.